BurrosMiniatura.COM

Los Cascos PDF Imprimir E-mail
  
Lunes, 01 de Febrero de 2010 11:02

Casco, Inspeccion y evaluacion del herrado

FECHA DE PUBLICACIÓN: 17/04/2009
AUTOR: Tnte. Dr. Fernando Navarrete Arguello, OFICIAL VETERINARIO DE LA UER-CUENCA. Ecuador

El casco o uña es una sustancia córnea que cubre la punta del dedo (III falange), es toda una pieza que se divide en tres partes: pared, palma o suela y ranilla a esa última se le suele llamar también candado, la pared es la parte externa que circula la III falange, tiene una conformación semicircular, a herradura, pues es su parte posterior no cierra, ante bien se pliega hacia el interior formando las barras que se pierden en la palma. Entre las barras se encaja como una cuña la ranilla, las paredes se divide en punta, cuartos y talones. La inclinación normal de la puta con respecto al suelo varía desde los 45 a los 50º en las anteriores y de 50 a 55º en las posteriores ligeramente más vertical, la de los talones es de 100º, la inclinación del lado externo es mayor que la del lado interno. Desde luego estas medidas no son absolutas y su aumento o disminución puede dar lugar a determinada conformación del casco que generalmente responde a la de toda la falange.

Lo normal es que la inclinación del casco del miembro anterior con respecto a la vertical sea mayor que el posterior, más puede también ocurrir lo contrario.

La superficie externa de la pared aparentemente lisa, está cruzada horizontalmente por una suerte de crestas, consecuencias de crecimiento del casco, y verticalmente por el asomarse de los tubos córneos.

Entre el casco y la falange se halla el corión (del griego coreo, contengo), la misma sustancia que alimenta la epidermis en toda su amplitud, en este caso modificada con elemento necesario a la nutrición del casco. El corión tiene tantas denominaciones cuantas son las regiones que interesa: así se tiene el corión perióplico o anillo, cinta de unos 6 mm. De ancho que rodea el casco y se fusiona con el de la ranilla y que alimenta la pared; el corión coronario está por debajo del presente y puede tener un espesor de hasta 2 cm. Llega hasta las barras y se fusiona con el tendón del extensor y los cartílagos de la tercera falange; el corion de la palma a la que alimenta y el corión de la ranilla que a su vez nutre esta parte del casco.

La almohadillas digital, de complicada conformación, se halla sobre la ranilla y su estructura de fibra y grasa sirve como amortiguador del casco contra la falange.

La superficie interna de la pared la forma las láminas primarias, unas seiscientas, que parecen plumitas, ya que cada una de estas posee a su vez otras cien láminas parecidas.

En el lado externo del borde coronario se encuentra el perioplo, un revestimiento de sustancia córnea y brillante que se cierra y se fusiona con la ranilla.

El casco esta formado de una sustancia córnea solidificada que contiene en su  profundidad la misma substancia no solidificada que alimenta el crecimiento de su pared. La pared crece como una uña que es, y como ésta sufre las consecuencias del estado físico del caballo o de un rozamiento anormal.
La palma o suela, de forma semilunar es la base del casco limitado por la pared a la cual se une. A lo largo de la unión se halla la línea blanca. La palma es cóncava vista de afuera y convexa de lado de adentro.
La ranilla es una substancia córnea blanca que como una especie de cuña se introduce entre las barras de la pared dando idea de que ésta hubiese sido forzada por tal penetración.

2416_01
Inspección y evaluación del casco después de su herrado.

El casco se inspecciona en busca de fisuras en la muralla (cuartos), las secreciones, el desgaste disparejo y herraje inapropiado. Debe observarse particularmente cómo se apoya la herradura en el casco. “el error más común en el herraje es permitir que la herradura haga demasiado contacto en la suela, lo que origina presión adicional en un área que no fue diseñada para cargar peso”.

Todo herraje normal como el correctivo necesita realizarse una evaluación final, que se observe al caballo desde distintos punto y posiciones, sea este animal estático o en movimiento (dinámico).

La herradura generalmente debe mantener contacto con la muralla del casco y una pequeña cantidad de la suela alrededor del área de la línea blanca. El recorte no uniforme del casco puede ser evidente cuando uno se para por de tras del caballo y evalúa la simetría de los talones. Si el contacto con el suelo no es parejo, los talones pueden tener una apariencia dispareja, con uno de los bulbos de los talones más arriba que el otro. Un error común en el herraje del pura sangre ocurre cuando la pinza del casco se deja demasiado larga y el talón se recorta en exceso, este también pude considerarse uno de los errores de conformación que contribuyen a la enfermedad navicular.

2416_002
Se considera que el pie está correctamente herrado cuando observamos:

Imagen 3
De Frente: sobre la línea de aplomo que divide la región digital en dos partes iguales termina justo en el centro de la región de la pinza, recalcando sobre la dirección, inclinación y altura en las caras laterales de la muralla son iguales. La dirección debe ser recta, la inclinación y altura debe ser iguales en amabas caras.

De Perfil: la muralla en pinza y los talones deben tener la misma dirección e inclinación, deben controlarse que la altura que posean los talones sean la mitad de la pinza. Una línea imaginaria trazada desde el centro de la articulación del nudo hasta el vértice de la ranilla debe ser recta, para conservar el normal ángulo podofalageano.

De atrás: la línea de aplomo que divide la región digital en dos partes iguales, deben tocar el suelo en la dirección del centro de la laguna central de la ranilla. Ambos talones deben ser equidistantes del centro de la laguna central y ser de igual altura.

Imagen 4
La apreciación de un herrado se efectúa examinado el pie herrado de frente, perfil y de atrás, el examen puede hacerse con el caballo estático o dinámico sea al paso, trote o galope se el caso lo amerita debemos también tomar en cuenta si esta verificación se realiza sobre superficies lisa o pedegrosas (granito), suave (arena o su mezcla con tierra y arena más viruta) o duras (firmes) como las de concreto, debemos apreciar y escuchar los apoyos en el piso, las posibles interferencias o claudicaciones, en forma objetiva se emplea el podogoniómetro, compás y escalímetro. Los remaches deben ser uniformes (equidistantes y a la misma altura uno de otro), otro de los detalles es observar que la herradura se ajuste al contorno del casco hoy en día se realiza un trabajo sobre el contorno superior de la herradura denominado vacilado este evita que el contorno en mención no dañe al casco por demasiada presión ejercida sobre la muralla, los clavos deben estar introducidos a fondo, las cabezas ajustadas a los orificios de la herradura y proyectados ligeramente.

Examen detallado: Se debe detectarse signos de aumento de temperatura alrededor de la banda coronaria y la muralla de 37,5 a 38,0 ºC. Igualmente el pulso en la arteria digital (palmar) del miembro anterior derecho, en comparación con el miembro opuesto, esto se puede evaluar con más facilidad utilizando el dorso de la mano antes que la palma. Sin que apoye el miembro, se examina la región palmar para identificar pérdida de la elasticidad de los cartílagos colaterales, que indique el desarrollo de una osificación de los mismos, se utiliza pinza para cascos con intención de saber si existe dolor en alguna parte del casco, si se produce una respuesta dolorosa, siempre debe volver a evaluar y comparar con la del miembro apuesto.

Algunos caballos con claudicaciones bilaterales de miembros anteriores mostraran signos de dolor con las pinzas para cascos sobre el miembro afectado, que inicialmente se piensa que puede ser el sitio del problema, sin embargo, el examen del miembro no afectado puede mostrar una repuesta dolorosa similar si se utilizan las pinzas para cascos. El uso cuidadoso de las pinzas para cascos alrededor de la muralla y en la periferia de la suela, permite localizar el dolor en un área particular del casco; esto es de especial utilidad cuando se trata con problemas como absceso en el casco. Las pinzas para cascos también deben aplicarse a través de la ranilla y de los talones, para detectar signos de dolor. Con el casco sobre el suelo, se percute la muralla del casco con un martillo o con las pinzas cerradas, para ver si existen áreas dolorosas, que pudieran pasar inadvertidas con las pinzas para casco.

Punto de Equilibrio del Pie: un caballo pisa el suelo, las fuerzas del impacto recorren toda la pata cualquier variación en la forma del casco altera estas fuerzas y aumenta o disminuye la posibilidad de coger debido a una presión/ tensión anormal. Con un pie bien equilibrado el esfuerzo es mínimo pero, ¿Qué constituye un pie equilibrado? Primero la pared frontal del casco debe ser paralela a una línea imaginaria que baja desde el centro de la cuartilla. Si las lumbres son demasiado largas, estas dos líneas convergerán y el peso del caballo caerá sobre el talón en lugar de sobre el centro del casco. Si las lumbres son demasiado cortas, las dos líneas divergirán y el peso caerá sobre las lumbres.

Según los laterales del casco deben tener la misma longitud y el mismo ángulo con respecto a la vertical. Si no lo tienen, las fuerzas serán mayores en un lado de la extremidad que en otro.

Por ultimo, cuando miramos la suela del casco, la línea desde el centro de las lumbres hasta la esquina del talón debe tener exactamente la misma longitud que la línea que atraviesa la parte más ancha del casco.

Se les deja a su aire, la mayoría de los caballos salvajes tiene pies bastante bien proporcionados. El problema es que nosotros al interferir, mantenemos en un terreno suave para que los cascos no se desgasten, o los trabajamos en superficies duras para que se desgasten más rápido, y por si fuera poco, les ponemos herraduras, impidiendo el desgaste natural y, lo que es más importante, infligiendo al caballo la forma que tuvo en suerte darle el herrador cuando le recortó los cascos, para bien o para mal. Distintos métodos para equilibrar los cascos se ponen de moda asegurando ser mejores para el caballo pero muy a menudo sólo empeoran los cascos, especialmente en manos inexpertas.

Imagen 5
Fig.  1. Examen del nivel de despalme de  los talones, con respecto a los hombros, cuartos y pinza

Imagen 6
Fig. 2 Examen del casco entre la muralla lateral del casco y la suela, para observar si hay dolor

Imagen 7
Fig. 3. Examen colocando la pinza casquera entre la punta de ranilla y la superficie dorsal de la muralla del casco.

Imagen 8
Fig.  4. Examen del casco utilizando las pinzas casqueras, colocando entre la muralla medial del casco y la suela

Imagen 9
Fig. 5. Examen del casco utilizando la pinza casquera colocando a través de los talones del casco para localizar el dolor sobre su aspecto palmar

Imagen 10
Fig. 6. Percusión de la muralla del casco, por medio de un martillo, con el casco apoyado en el suelo, esto a veces hará que muestre dolor, cuando no se puede obtener esta respuesta con las pinzas para casco

FECHA DE PUBLICACIÓN: 17/04/2009
AUTOR: Tnte. Dr. Fernando Navarrete Arguello, OFICIAL VETERINARIO DE LA UER-CUENCA. Ecuador
Actualizado ( Lunes, 01 de Febrero de 2010 11:23 )